Galería López Quiroga

Vedettes

La primera vez que escuché la palabra Vedette se la oí a mi padre, contando una anécdota de mi abuelo según la cual aquel presumía de haber conocido a la reina de todas: María Conesa, La Gatita Blanca; claro, mi abuelo en el sillerío y ella, espléndida, en el foro de algún teatro de revista de finales de los años 30’s. Pasado el tiempo pude ver algunas de las películas mexicanas en donde actuaban estas vedettes y así se fueron agregando nombres al repertorio: Rosa Carmina, María Antonieta Pons, Ana Luisa Peluffo, Kitty de Hoyos y, para no alargar la lista, mis favoritas: Ana Bertha Lepe y, sobre todas, Ninón Sevilla.
A propósito, recuerdo con especial cariño un libro padrísimo que mi padre me regaló: Las reinas del trópico. Lo he visto tantas veces que de cuando en cuando sueño que, a la manera del rey Nezahualcóyotl, despierto a las frías mañanas del altiplano mexicano cobijado por el agradable calorcillo de los senos de Ninón, Rosa Carmina, Kitty de Hoyos y todas esas vedettes que fueron imagen de la belleza misma.
Bruno Villar

519650b7-6354-4dfb-ba0d-4699cdbab7f9519650ec-2714-40bb-97ff-4cedcdbab7f95196510d-f084-40e5-9d17-51accdbab7f951965129-7ffc-4e1f-843c-5412cdbab7f95196514b-b094-4b0e-bbe6-5781cdbab7f95196517c-e5d4-4a6d-b11b-5c13cdbab7f951965192-da14-4e84-bcac-5defcdbab7f9519651ae-1ea4-4ef7-a8a0-60cbcdbab7f9519651cb-0f04-4940-83bf-6337cdbab7f9519651e1-b6d4-4cea-80ad-6516cdbab7f9519651ff-fa9c-4ffc-8a8a-687fcdbab7f951965212-c2f8-4c7e-a29d-6a4fcdbab7f95196522e-af9c-4abd-8121-6d14cdbab7f95196523e-6950-40e6-b72a-6f07cdbab7f95196525d-81cc-4967-a8ae-71c6cdbab7f951965271-6688-4ae5-9e4d-7484cdbab7f951965285-80c8-4692-abc5-76decdbab7f9519652a0-e8f4-4dd4-9951-7a7bcdbab7f9519652bb-6bd0-4f52-b254-7ddecdbab7f9519652d0-4400-458f-b30c-7fe0cdbab7f9